Home Mi Noticia Esto me huele a ‘rancho’: ¿Dónde están y quiénes son los estudiantes que grabaron al maestro de San Lorenzo?

Esto me huele a ‘rancho’: ¿Dónde están y quiénes son los estudiantes que grabaron al maestro de San Lorenzo?

Esto me huele a ‘rancho’: ¿Dónde están y quiénes son los estudiantes que grabaron al maestro de San Lorenzo?
0

Es muy fácil juzgar la conducta del maestro de San Lorenzo. No justifico el uso de las malas palabras, ni los golpes sobre el escritorio. Pero, algo que me da duda es porqué los estudiantes o personas que decidieron grabar, no grabaron todo el salón, no recogieron todo el audio, ni lo que estaba pasando realmente. Había una conversación previa antes de que el maestro explotara, pues eso es lo que le falta al vídeo para tener todos los elementos de juicio y ver que fue lo que llevó a este educador a perder la paciencia.

Al igual que le pasó a la doctora (que en paz descanse) y al policía, solo se presenta en los vídeos un solo ángulo, una sola reacción y esto lleva fácilmente a pensar que pudo haber cierta manipulación de los hechos. La mera acción de grabar a alguien y esconderse, no dar la cara por la posible denuncia que quiere hacer con el acto de grabar, es una sospecha. Y a eso me refiero, porque hoy es el maestro y otro día podríamos ser cualquiera de nosotros.

Alguien que grabe par de segundos, lo edite y suba a las redes no necesariamente está haciendo una buena acción. El uso sin control de la tecnología nos lleva a la desinformación y hacer juicios a la ligera de lo que se presenta. Una vez se mancha una reputación es muy difícil que se pueda arreglar y máxime cuando ese mensaje tergiversado aparece en algún medio de comunicación, donde todo lo que se publica se parte de la premisa que es cierto y bueno. La opinion pública no da espacio para enmmendar errores. Por el contrario, lo que pasó así se queda y que venga otra información.
Haga ‘click’ en el logo para accesar a nuestro canal de vídeos en YouTube
logo-tunoticia
Es cierto que la facilidad de subir vídeos, fotos e información en tiempo real a la internet nos mantiene al día con lo que sucede alrededor. Pero, no es menos cierto que esa misma velocidad nos lleva a caer en el error, en la ignorancia y en muchas ocasiones a infrigir la ley por el absurdo de que todo lo que grabo o fotografío tiene que estar en las redes para que alguien se entere. Es como un vicio que se ha apoderado de miles de ciudadanos que ante la accesibilidad que tienen a las redes, sucumben en la tentación de renunciar a su privacidad e intimidad con tal de publicar algo para que los demás se enteren. Ejemplo clásico de esto son las fotos de comida. Sí, porque aparte de subir algún vídeo también queremos presumir de lo que comemos, lo que tenemos y hasta dónde estamos.

En fin, el maestro no debió haber hablado malo, no debió haber dado golpes y descontrolarse. Pero ahora pregunto y exijo. ¿Dónde están los estudiantes que grabaron? ¿Qué hacían? ¿Qué le dijeron al maestro? Esa es la pieza que le falta a este rompecabezas. Ya hay muchos haciendo análisis y recomendando sanciones sin tener todos los elementos. Así por tanto, esto me huele a ‘rancho’. A ver cómo encontramos los demás ángulos y mejor aun, los estudiantes o el estudiante que grabó y preguntarle que fue lo que realmente no se grabó.

Rafy Rivera Editor